5 Actitudes imprescindibles para emprender con consciencia 2018-04-29T12:53:48+00:00

5 Actitudes imprescindibles para emprender con consciencia

Macarena Palma
Profesora de la ESADE Business School

Como consecuencia de la crisis económica que nos ha afectado durante los últimos años, muchas personas se han visto en la obligación de abandonar la seguridad que les ofrecía el trabajar para una empresa. Algunas de ellas han decidido buscar algo parecido a lo que tenían antes. Otros han optado por emprender un proyecto propio, muchas veces muy diferente a lo que hacían anteriormente.

También hay quienes no se han visto forzados a dejar su trabajo, sino que más bien se han sentido inspirados por el ejemplo de familiares o conocidos, los que después del abatimiento natural consecuencia de perder su trabajo, han comenzado a crear un nuevo emprendimiento personal que les ilusiona.

Sin embargo, lo cierto es que muchos de los nuevos emprendedores que optan por un proyecto propio se desaniman en el camino, y rápidamente abandonan sus sueños para nuevamente buscar la estabilidad económica que una empresa pueda ofrecerles.

Esto ocurre porque la gran mayoría de las personas hemos sido educadas para un mundo que ya no existe, y muchos todavía seguimos operando con reglas obsoletas que no son adecuadas para el nuevo paradigma en el que nos adentramos. Y después nos preguntamos, ¿cómo es posible que no esté consiguiendo los resultados deseados?

Por eso, ¿cuáles son las directrices principales que deberíamos tener presente para emprender en estos nuevos tiempos?

1. Reconecta con tus sueños

Empieza por hacerte preguntas tales como:

¿Qué querías ser de niño?

¿Qué personaje, real o de ficción has admirado?

¿Qué harías si tuvieses todo el dinero que quisieses?

Puede que tu respuesta a esta última pregunta sea no trabajar nunca más en mi vida y trasladarme a una isla a sólo para disfrutar de mis próximos años de vida sin tener que hacer nada. Esta es una respuesta válida. Sin embargo, no corresponde a un sueño sino más bien a una necesidad personal.

Es fundamental tener muy claro que un sueño no es lo mismo que una necesidad. Las necesidades se refieren a lo que deseamos para nosotros, y son parte de la naturaleza humana. Un sueño, por el contrario, es algo que nos gustaría aportar a los demás a nuestro entorno, a nuestro planeta. Por eso, para reconectar con tus sueños lo que queremos averiguar es si tuvieses todos los medios necesarios ¿qué te gustaría aportar a la sociedad?

2. Transforma tus sueños en visiones

El reconectar con nuestros sueños nos hace sentir vivos y entusiastas. Sin embargo, probablemente el pensamiento que viene a continuación es que cumplir ese sueño es muy difícil o simplemente no es posible.

¿El secreto para transformarlo en una visión? Ponte en acción en pos de ese sueño. Olvídate del futuro y da sólo el próximo paso que hacia la consecución de ese sueño. Y así sucesivamente, ve dando cada paso a la vez, y deja de pensar en todo lo que puede no salir bien. Cuando nos ponemos en acción estamos transformando el sueño en una visión.

Es probable que preveas muchos obstáculos e impedimentos para poder alcanzar tu sueño. Es importante que tengas claro que la mayoría de las cosas que estás pensando están en tu cabeza y no ocurrirán. Y por lo mismo, ¿qué ganas con empezar a planificar ahora cómo saldrás de atolladeros que están sólo en tu imaginación? Eso es sólo un despilfarro de tiempo y energía, sin contar con cómo te afectará negativamente a nivel emocional.

Probablemente surgirán dificultades que ahora no eres capaz de prever. Y por eso, es mucho más efectivo responder según vayan apareciendo. Y sobre todo, ten muy presente, que así como van a aparecer dificultades que no eres capaz de prever, también surgirán oportunidades, apoyo y ayuda que ahora no puedes imaginar.

3. Utiliza todo tu potencial

La educación que hemos recibido ha puesto mucho énfasis en el esfuerzo y el logro, como si pudiésemos controlar todas las variables de la ecuación. Y es que aunque tenemos dos hemisferios, se ha priorizado el desarrollo del izquierdo que es lógico, racional y habita en el pasado y en el futuro, por sobre el derecho que es intuitivo, emocional y habita en el presente.

Los hemisferios se relacionan con dos tipos de polaridades energéticas, la masculina y la femenina. Estas dos polaridades no tienen nada que ver con el género ni con la identidad sexual, sino que son tipos de energías, dos modalidades diferentes inherentes a la vida. La energía masculina, está relacionado con la acción, salir hacia el mundo e incursionar. Y la femenina se relaciona con la capacidad de recibir, de esperar, y con la intuición Si los dos aspectos están integrados, la persona habita en el mundo utilizando su potencial completo.

Y como se comentaba en el punto anterior, al emprender un proyecto debes tener muy presente que no todo depende de ti. Por el contrario, surgirán oportunidades y ayuda totalmente inesperadas y hay que estar preparados para captarla y recibirla. Y muchas veces ocurre que estamos tan enfocados en la planificación y acción (energía masculina) que dejamos de ver las maravillosas oportunidades que se nos ponen en frente (energía femenina).

Dicho de otra forma, se trata de empezar a reemplazar la excesiva necesidad de controlar por la confianza. Entender que la vida tiene un sentido, y que si tenemos paciencia y estamos receptivos, se irá manifestando en cada momento lo que vayamos necesitando.

Por tanto, es fundamental dar espacios para contactar con la calma y la introspección, y enfocarse en el desarrollo del hemisferio derecho, para que este pueda complementar al izquierdo y así tengamos acceso nuestro potencial completo.

4. Conoce tus talentos

El autoconocimiento es un aspecto fundamental tanto para emprender como para cualquier aspecto de la vida. Cuando una persona se conoce a sí misma, sus acciones son consecuencia de elecciones conscientes, y no de reacciones automáticas producto de hábitos inconscientes.

Sin embargo, la mayoría de las veces entendemos que conocernos bien es conocer lo que tenemos que “mejorar” en nosotros y pocas veces hacemos introspección para reconocer nuestros talentos.

Incluso la palabra talento nos asusta, ya que nos parece que tener talento significa tener una capacidad sobrenatural para realizar algo. Según la definición de George Lucas, “un talento es una combinación de algo que te gusta mucho, algo que no te parezca trabajo y algo para lo que tengas la capacidad natural de hacerlo bien” Seguramente desde esta perspectiva todos tenemos muchos talentos, y es mucho más potente definirnos a partir de lo mejor de cada uno.

Además, cuando conozcas en qué eres bueno y qué puedes aportar, sabrás también qué otros talentos necesitas que te complementen para poder materializar tu proyecto. Y por tanto, podrás deducir que perfil de personas te podrán enriquecer.

Y esto es un aspecto fundamental ya que una de las claves fundamentales para emprender desde el nuevo paradigma es que se trate de proyectos colectivos, en los que se aproveche la diversidad y que se basen en la colaboración y en la cocreación conjunta.

5. Agradece los obstáculos del proceso

Destacábamos en el punto 3 la necesidad de reemplazar la necesidad de control por la confianza, entendiendo que la vida nos va trayendo lo que necesitamos.

Al respecto, hay que dejar un punto muy claro, muchas veces, lo que necesitamos No es lo que hubiésemos elegido. Incluso puede ocurrir que lo que nos trae nos provoque malestar o sufrimiento. O podamos llegar a calificarlo de fracaso.

Tenemos la fantasía de que un día se acabaran los obstáculos y todo irá sobre ruedas. Y lo cierto es que esto no ocurrirá jamás, porque siempre habrán imprevistos, pérdidas, problemas y situaciones que no nos esperamos. Y lo cierto es que de esto se trata la vida. Porque cada uno de esos obstáculos ocurre para que podamos darnos cuenta de algo, aprender algo o desarrollar algún recurso que de otra manera no habríamos desarrollado.

imagenarticuloMaca

Por tanto, no sólo es recomendable aceptar lo que ocurre, lo que de por sí ya tiene mérito. Si realmente quieres aprovechar al máximo cada uno de esos inconvenientes, agradece lo que ha ocurrido, aunque no seas capaz de vislumbrar qué de positivo podrían conllevar.

Sobre todo, disfruta el proceso y celebra siempre. Celebra lo que ha salido cómo esperabas. Celebra también, sobre todo, los aprendizajes obtenidos cuando las cosas no han salido como esperabas.

Y ten muy presente que cuando se trata de procesos de co-creación conjuntas el proceso de celebración (de lo que gusta y de lo que no gusta) pasa a ser parte del ritual del grupo, la sensación de ir aprendiendo juntos se transforma en la más potente forma de conexión y de crecimiento conjunto, lo que redundará a favor del nuevo emprendimiento.

Esperando que te haya sido útil, si quieres contactar con Macarena Palma, por favor, hazlo a través de su LinkedIn, si lo que quieres es recibir cómodamente en tu mail toda aquella información que sirva para hacer crecer tu proyecto, por favor, data de alta en la newsletter.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies