Herramientas para transformar tus creencias limitantes sobre la abundancia 2018-04-29T16:41:13+00:00

Herramientas para Transformar tus creencias limitantes sobre la abundancia

Después de tantos años ayudando a tantas personas a vivir en abundancia haciendo aquello que aman, me ha quedado clarísimo que hay algo que es muchísimo más importante que el marketing y la publicidad a la hora de conseguir que esto se materialice en tu vida:

La transformación de creencias limitantes y la liberación de la culpabilidad inconsciente

Te voy a contar algo…

Sobre el 2011, yo trabajaba ayudando a diferentes personas a descubrir las creencias conscientes e inconscientes que estaban impidiéndoles experimentar el ser abundante que ya son, ahí pude ver por mí mismo experiencias asombrosas de transformación, hasta yo mismo me resistía a creer que los cambios de creencias produjeran cambios tan importantes en las vidas de las personas, pero el caso es que de verlo tantas veces y tan continuamente acabé por autoconvencerme de la importancia de hacer este trabajo con aquellos pensamientos que experimentamos como verdades absolutas y que muchas veces nos llevan a situaciones que no deseamos.

Pasado un tiempo, decidí dejar atrás esa etapa como terapeuta y hacer otras cosas que siempre me habían apetecido, de hecho, fue justo en aquel momento cuando hice una recopilación de todos los conocimientos y experiencias que había tenido durante 20 años como cliente y como empresario en el mundo de la ecología, las terapias naturales y la espiritualidad y decidí ponerlas a disposición de todo el mundo aquí en ProyectosConscientes.org.

Cuando empecé a crear estrategias de marketing para otros proyectos, yo mejor que nadie sabía de la importancia de las creencias, pero aún con más firmeza pensaba que si el servicio que la persona ofrecía era bueno el dinero llegaría sí o sí, por muchas resistencias que esa persona tuviera… pero el caso es que…. amigos míos…. cuán equivocado estaba!!

Durante este período, ví 2 tipos de proyectos que me llamaron mucho la atención:

· Aquellos que eran muy abundantes casi desde el principio y que ni siquiera tenían una web, tarjetas de visitas, folletos e incluso sin ser especialmente buenos en el servicio o producto que ofrecen.

· Aquellos con webs espectaculares, excelente formación y experiencia en el servicio que ofrecían, consultas en las mejores calles de Barcelona, con campañas publicitarias que, a priori, ofrecían datos que parecían que darían excelentes resultados… a las cuales,  sin embargo, el dinero nunca les acababa de llegar…

¿¿Cómo era esto posible??, ¿¿Qué estaba pasando aquí??

No tardé mucho en entenderlo… dialogando con estas personas a las que el dinero nunca les acaba de llegar por mucho que lo intentaban, descubrí que algunas tenían en común cierto tipo de creencias profundamente limitantes.

Creencias y emociones que limitan tu abundancia

Sentir que tus padres no te apoyan, o incluso, intentan prohibirte ganarte la vida con tu proyecto

Esto sucede mucho más de lo que te pueda parecer, nuestros padres vivieron en una época de posguerra en donde no trabajar en determinadas profesiones “serias” o cometer la locura de invertir en un negocio suponía realmente un riesgo que podía dejar a toda una familia en la extrema pobreza, y con esa mentalidad, han mantenido una actitud hacia nuestra generación en donde han despreciado, ignorado o castigado ferozmente que nos dediquemos a “toda suerte de chaladuras… en vez de tener un trabajo como Dios manda”.

Al respecto, son muchas las personas que me cuentan que la relación con sus padres se ha deteriorado mucho después de decirles a lo que se quieren dedicar de verdad, me han hablado de gritos, insultos, agresiones físicas, dejarse de hablar o incluso presentarse en el proyecto de la hija en cuestión para exhortarle que lo abandonara inmediatamente y se buscara un trabajo!

Nosotros pensamos que simplemente podemos ignorar lo que nos digan nuestros padres y ya está, y que ahí se acaba el problema, pero esto no suele ser así, dado que mantenemos con nuestros padres un vínculo muy profundo a nivel energético, y por mucho que los ignoremos a nivel consciente, nuestro inconsciente sigue permaneciendo fiel y obediente a las órdenes y deseos de las personas que nos dieron la vida.

Te animo a que medites sobre esto: ¿Sientes que tus padres te apoyan a ti y a tu proyecto? ¿Eres consciente de si este apoyo o falta del mismo está influyendo en los resultados de tu proyecto?

Sentir que no eres lo suficientemente bueno en tu trabajo como para cobrar un precio digno

No estás solo en esto, el 99% de las personas con las que hablo padecen del síndrome del impostor, la sensación de estar ofreciendo un servicio no muy bueno, insuficiente, limitado o pobre en comparación con otras personas que sí que son unos cracks en lo mismo que tu ofreces. Siempre te queda la sensación de que deberías aprender más de lo tuyo, actualizarte, esforzarte más o tener muchas más experiencia de la que tienes.

El caso es que todo esto podría incluso enriquecerte profesionalmente si no fuera porque acaba siendo una sensación crónica, una especie de “NUNCA es suficiente”, un afán de perfeccionismo desgastante. Y el caso es que, si tú sientes de una manera tan clara que no eres lo suficientemente bueno en tu trabajo, lo que vas a atraer es a personas que no valoran tu trabajo ni van a estar dispuestas a pagar un precio digno por él.

Reflexión: ¿Tienes la sensación de no ser todo lo bueno que deberías ser en tu trabajo? Si así lo sientes ¿Qué tipo de persona estarás atrayendo como clientes?

Sentir que tu solo debes aspirar a poder vivir humildemente (ya que ser rico y espiritual al mismo tiempo es totalmente incompatible)

Me encuentro frecuentemente con frases del tipo: “Yo no pretendo hacerme rico con esto, con poder vivir de esto ya es suficiente”, “Yo no soy avaricioso, el objetivo no es ganar dinero”, “Soy de una organización sin ánimo de lucro! No hacemos esto por dinero”.

Cuando me dicen esto, yo les gasto una broma para que tomen consciencia de lo que están proyectando, les digo “Entendido, cuando te empiecen a venir clientes dímelo, pararemos la publicidad, de esta manera nos aseguramos de que no te hagas rico y siempre llegues justo a fin de mes”

El caso es que mi trabajo consiste en que puedas generar la mayor riqueza posible haciendo lo que amas, si ya desde el principio quieres limitar los ingresos ¿Qué sentido tiene acudir a mi? ¿Te has planteado alguna vez por qué hay que limitarse a ganar lo justo, eres más espiritual por ganar solo para llegar a fin de mes? Por otro lado, a mi me encantaría que las personas que formamos la comunidad de emprendedoras/es conscientes fuéramos millonarios ¿No crees que el mundo sería mucho mejor si las personas que trabajamos por elevar la vibración del planeta tuviéramos en nuestras manos importantes sumas de dinero?

Reflexión ¿Sientes que te has autolimitado la entrada de ingresos? ¿De veras no quieres hacerte millonaria/o haciendo lo que amas? ¿En qué es mejor tu vida por no ser rico? ¿Es el mundo un lugar mejor por el hecho de que tu no seas rico?

Sentir que necesitas hacer increíbles sacrificios y esfuerzos para sacar adelante tu proyecto

Lo de que para ganar dinero hace falta trabajar hasta la extenuación es una creencia que casi seguro tú también llevas grabada a fuego en tu mente. Tenemos asociado que mientras más trabajas más ganas. El caso es que esa creencia es algo que todavía podría tener algún sentido hace medio siglo, entonces, mientras más tiempo estuvieras sembrando patatas, más patatas cogías, mientras más tiempo estuvieras en tu tienda vendiendo queso, más quesos vendías. Hoy en día, con internet y la automatización de procesos en publicidad, esto no tiene ningún sentido, en mi caso, por ejemplo, yo redacto un artículo para la Guía del Marketing Consciente una vez al mes, después, gracias a la plataforma publicitaria de Facebook, ese y el resto de artículos me van generando clientes durante años. Yo no salgo a la calle o me pongo a hacer llamadas para conseguir clientes, Facebook me va trayendo las personas adecuadas a mi proyecto y las personas deciden libremente ponerse en contacto conmigo, sin más.

También nos han taladrado con el hecho de que una persona trabajadora es muchísimo más valiosa que una persona que trabaja poco, es más, una persona que trabaja poco está pero que muy mal vista, a estas personas se las califica de vagas, inútiles, desechos humanos, parásitos, chupópteros y muchos otros adjetivos deplorables, así las cosas ¿Quién quiere ser todo esto? Nadie ¿verdad? Pues nada, a currar para que no piensen nada de eso sobre mi!

Mi madre fue especialmente contundente en este sentido, si no me levantaba con el primer rayo de sol para ponerte a estudiar o a trabajar, se acercaba hacia mi habitación con toda su artillería verbal… para acabar sentenciando que, dado que yo era tan vago, mi vida sería un rotundo fracaso y que acabaría viviendo en las más absoluta pobreza! y es que, cuando era pequeño, vi a mis padres trabajar desde la 7h de la mañana hasta la 1h de la madrugada, por un sueldo que, trasladado a la época actual, supondría unos 700€ al mes aprox., así que yo he llevado conmigo esta creencia durante muchos años y repetía su modus vivendi de una forma fidedigna, trabajando desde que me despertaba hasta que mis ojos quedaban ya profundamente irritados hacia el anochecer, después de estar todo el día delante del ordenador, de lunes a domingo.

El caso es que acabé tomando consciencia de esa creencia y me la trabajé en profundidad, porque quería experimentar “trabajar poco y ganar mucho”, pero ahí salieron todos mis demonios, mi principal sensación era que “si no trabajaba hasta la extenuación no ganaría lo suficiente para vivir”… el caso es que con el tiempo creo que he ido superando esta creencia, de hecho, a los 2 meses de decidir que quería poner en marcha ProyectosConscientes.org me regalaron 28.000 €, sí, tal como suena, un tio de mi madre acababa de repartir su herencia y ella decidió darme esa parte de la herencia para mi. El caso es que por no hacer, no tuve ni que firmar un papel.

Otra de las veces que sentí que la abundancia me llegaba sin tener que hacer explícitamente nada porque llegara a mi, fue en las 2 ocasiones que me llamaron para trabajar para la Cámara de Comercio de Cantabria, en donde me atendieron maravillosamente, me pagaron súper bien y disfruté enormemente de lugar y de su gente ¿Qué hice yo para que me llamaran? Nada, absolutamente nada, no hice ni llamadas, ni contactos, ni me esforcé de ninguna manera, simplemente, alguien que yo no conocía en aquel entonces les dió mi contacto y me llamaron para impartir sendos cursos, sin más.

Otra cosa sorprendente que me ocurrió fue llegar a vivir en este lugar durante 3 años:

Vivienda (2)

Adivina qué tuve que hacer para vivir en un lugar donde puedo ver el mar y el cielo desde mi salón. Efectivamente, nada de nada, mi pareja vivía aquí cuando la conocí y aquí me vine a vivir con ella.

No quiero transmitirte en absoluto que he trascendido todas mis creencias limitantes (de hecho, siento todavía que tengo fidelidad hacia mi padre en algunos aspectos relacionados con el trabajo y con la economía) pero sí te quiero transmitir que es posible hacer cambios en tu inconsciente que luego se manifiestan en tu vida.

Reflexiones: ¿Y tu, has conseguido estar unos cuantos días sin hacer nada y sin sentir ningún atisbo de culpabilidad por no trabajar? ¿Te ha pasado alguna vez que te ha llegado dinero o algún regalo importante sin realizar absolutamente ningún esfuerzo?

Sentir que cada vez que ganas algo de dinero, casi de manera inmediata te llega una factura inesperada

Esto es bastante fuerte, pero es algo que es probable que hayas experimentado… te cuesta llegar a fin de mes… y el mes que, por lo que sea, tienes más dinero en tu cuenta, va y si te estropea algo que vale casi la misma cantidad que tienes de más.

Esta es una prueba contundente de que todavía existen tus limitaciones a la abundancia. Fíjate si lo que haces es repetir el patrón de tus padres de llegar justos a fin de mes

Pregúntate ¿Por qué no me permito ganar más de X cantidad de dinero?

Sentirte mal por ganar mucho dinero y pensar inmediatamente en cómo repartirlo (como si tener mucho dinero en tu cuenta fuera indigno y egoísta)

Esto no le pasa a todo el mundo, pero lo quería reseñar porque tener dinero y no poder disfrutarlo por la razón que sea es, para mi, una forma de carencia como cualquier otra.

Cuando por fin las cosas te va bien y te llega el dinero…. vas y no lo disfrutas porque te sientes culpable de tener el dinero que a otros les falta. Detrás de esta actitud pueden haber varias creencias, una de ellas puede ser la de “no merezco tener tanto dinero”, por el otro lado, también puede haber la creencia oculta de que tienes que dar el dinero a otras personas porque “esas personas no son capaces de generar dinero por ellas mismas”, si tu creyeras en la capacidad de esas personas para generar ingresos, probablemente no les darías tu dinero.

He trabajado mucho tiempo de mi vida en comercio justo, que es una actividad en donde no se regala absolutamente nada, ni 1 céntimo, el comercio justo de verdad es una filosofía que cree profundamente en las personas, si en una zona de Sudamérica hay falta de recursos no vamos a ir a decir “eh, nosotros que somos ricos venimos a daros dinero a vosotros, que sois pobres” el comercio justo no hace nunca esto, lo que se hace es ir y decir “Vosotros sois perfectamente capaces de organizaros y de producir un café excelente, si lo hacéis, nosotros os pagaremos el precio que consideréis justo por vuestro trabajo”.

Igualmente, yo creo profundamente en la capacidad de las/os emprendedoras/es conscientes de generar dinero ¿Cuál es mi trabajo? Acompañarte a generar más ingresos, porque yo creo en tí totalmente, si tu también crees en ti, entonces sí que podemos trabajar juntos.

Y bien, estas han sido sólo las emociones y creencias más comunes que me voy encontrando, te podría hablar de muchas más, y cada persona tiene su propio “top ten” de creencias más limitadoras, de todas maneras, me ha quedado claro que, muy en el fondo de todas estas creencias está el sentimiento de culpabilidad, si te fijas bien, detrás de cada una de las creencias lo que hay es:

· Culpabilidad inconsciente por hacer algo en contra de los deseos de tus padres

· Culpabilidad por decir que puedes ayudar a la gente con tu trabajo cuando en realidad tu creencia es que, a veces, no puedes

· Culpabilidad por querer ganar dinero con cosas puras y espirituales

· Culpabilidad por ganar dinero sin currar mucho, por querer convertirse en un jeta

· Culpabilidad por tener un dinero del que otros carecen

Así las cosas, al final, todo trabajo hacia la abundancia pasa por deshacerse de esa culpabilidad de la que probablemente no eres consciente.

¿Te parece bien que vayamos al apartado de soluciones?

Herramienta para transformar tus creencias limitantes sobre la abundancia

Cuando hablo de abundancia, estoy hablando de algo que va muchísimo más allá de la cantidad de dinero que tienes en tu cuenta corriente, para mi, la verdadera abundancia es un estado de confianza y paz absoluta, en donde eres plenamente consciente del ser abundante que ya eres, y es esa consciencia de plenitud la que hace que en tu mundo material vaya apareciendo absolutamente todo lo que te corresponde, en el momento justo y sin que medie por tu parte esfuerzo ni preocupación alguna.

Sabemos que repetimos patrones, parece que siempre nos pasan las mismas cosas, pero no entendemos por qué, eso es debido a que llevamos tan interiorizados en nosotros los aprendizajes de la infancia que ni siquiera nos damos cuenta. Yo lo que hago es aprovechar todo mi bagaje personal y profesional para crear un ambiente de confianza y apertura, en donde la persona pueda expresarse libremente y me permita descubrir qué creencias y actitudes le está llevando a no poder avanzar económicamente. En muchas ocasiones la toma de consciencia es ya de por sí muy sanadora para la persona y con eso le es suficiente. Otras personas, sin embargo, necesitan un trabajo más en profundidad.

Uno de mis más valiosos recursos de sanación es Un Curso de Milagros, para mi, la obra espiritual cumbre de toda la historia de la humanidad, cuya intención básica es ayudarte a deshacerte de todo resquicio de culpabilidad, para que puedas experimentar el ser infinitamente abundante que ya eres. No obstante, es una obra difícil de asimilar al principio, así que te recomiendo encarecidamente que antes de empezar a leerlo te leas otro libro en donde te explica de una forma súper amena qué es Un Curso de Milagros y los enormes beneficios que tendrá la práctica del perdón cuántico en tu vida: La desaparición del universo. Si eres de los que aún no conoce Un Curso de Milagros, ya te aviso que la primera impresión da yuyu y genera enormes resistencias pues por el lenguaje que se usa en el libro parece que se tratara de un libro relacionado con el catolicismo, no obstante, cuando empiezas a entenderlo, te das cuenta de que es una enseñanza no dualista pura que precisamente usa ese lenguaje que ya conoces para darle un sentido radicalmente diferente al que tú habías escuchado siempre.

Y ahora, voy a proponerte que hagas un ejercicio, sé que se obtienen muchos mejores resultados cuando alguien con experiencia en el trabajo con el inconsciente te acompaña al hacerlo, dado que uno mismo tiene tendencia a auto-censurarse, pero igualmente te animo a ponerlo en práctica:

1. La toma de consciencia

Ponte en aquel lugar donde normalmente te suelen surgir sentimientos y pensamientos de carencia (puede ser en tu sofá, en la cama o en cualquier otro sitio) y deja que éstos pensamientos y sensaciones aparezcan ante ti de nuevo, es probable que lleguen a ti pensamientos del tipo “no llego a fin de mes”, “este proyecto no sale adelante”, “nunca me sale nada bien”…

Normalmente, te quedas enganchado en esos pensamientos y emociones, rumiándolos y dándole vueltas a lo mismo una y otra vez y sin ir más allá, pero hoy te propongo que te acostumbres a hacer algo diferente, en esos momentos, haz el ejercicio de ponerte en contacto con algo que tú sientas que está por encima de tu mente racional, algunos lo llaman “Yo superior”, “entrar en contacto con el corazón”, “Conectar con mi intuición”, “Conectar con mi esencia”, “Conectar con mi verdadero Ser” y cuando sientas que lo has hecho, pregunta a eso que está más allá de tu mente racional:

¿Qué creencias y emociones están impidiendo que me experimente como el Ser abundante que ya soy?

Ahora, deja tranquilamente que empiecen a llegarte respuestas… mantén una actitud de apertura, puede ser que te lleguen imágenes de tu infancia, vivencias negativas relacionadas con el dinero, actitudes que tú sentiste como hostiles de tus padres… o puede que te lleguen cualquier otro tipo de imágenes que parezcan ser de otras vidas… en cualquier caso, toma consciencia sobre todo de las emociones que acompañan a esas imágenes y anótalo todo en un papel, fíjate en si, muy en el fondo, hay culpabilidad, puede ser también que te hayas encontrado con algunas situaciones como las que te he comentado al principio de este artículo o alguna otra:

“Mis padres que dijeron que era una inútil”, “En mi familia estábamos orgullosos de ser pobres pero honrados”, “Mi padres detestan que me dedique a las terapias naturales”…

2. Reprogramación

Ahora que has descubierto cuáles son las creencias que estaban limitando, el primer paso es poner todo eso en duda.

¿Realmente eres una inútil? Seguro que encuentras en tu vida que has hecho cosas que a la gente le ha encantado (incluídos tus padres).

¿Realmente es mejor ser pobre que rico? ¿No crees que puede ser rico y hacer mucho bien al mismo tiempo?

Por último, escribe todas las frases al revés de cómo las has vivido, sobre todo, tienes que sentir que estás convencido de ello.

“Soy capaz de hacer cosas extraordinarias”, “Puedo tener mucho dinero y hacer mucho bien a la humanidad”, “Creo que es totalmente posible que la abundancia me llegue sin esfuerzo”.

Si ves que te resulta muy difícil hacer este cambio a nivel consciente, te animo a que lo entregues a tu Yo Superior, si confías, él se encargará de transformar todo eso en tu mente. Nadie mejor que tu Yo Superior sabe cómo liberarte de todo resquicio de culpabilidad.

Y bien, esperando haber sido útil, quería comentarte ya por último varias cosas:

1. Si sientes que es difícil hacer este proceso ti solo, por favor, mira la sección: Asesoría personalizada.

2. Puedes escuchar una visualización con cuencos y armónicos relacionada con la abundancia que grabé junto con mi amigo el sonoterapeuta Toni Sánchez en un estudio profesional: Audio Visualización Abundancia

3. Si quieres recibir periódicamente artículos relacionados con la abundancia y el marketing consciente, por favor, suscríbete a la newsletter.

¡Reconozco en ti al Ser infinitamente abundante que ya eres!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies