La importancia de abandonar el esquema mental de asalariado a la hora de emprender 2018-04-29T13:33:22+00:00

La importancia de abandonar el esquema mental de asalariado a la hora de emprender

Seguramente, estarás de acuerdo conmigo en que emprender es una tendencia y en que, todo el mundo (exceptuando a tus padres, a los cuales les aterroriza la idea) te anima a ser tu propio jefe. Además, has leído en numerosas ocasiones que ¡tienes que perseguir tu sueño! ¡Hacer lo que amas! y que, finalmente, puedes acabar trabajando y viviendo en cualquier lugar del mundo, o incluso viajando, mientras pones en marcha un sistema de ingresos pasivos que, según Tim Ferris, hace que te puedas permitir una jornada laboral de 4 horas. Pero eso lo dice Tim porque es un pringao, si te vas a El Secreto, verás que, en realidad, todo esto se puede conseguir sin ningún tipo de estrategia de marketing ni plan empresarial ni nada de eso, al fin y al cabo, sólo tienes que imaginar lo que deseas en tu mente con mucha mucha mucha fuerza, todos los días, poner una foto de lo que deseas en la puerta de la nevera, en la pared que ves cuando te acuestas, y en general, por allí por donde pisas y al final, apa! millonario en 1 día!

Yo de hecho tengo muchos amigos del mundillo espiritual que se hicieron multimillonarios de la noche a la mañana gracias a El Secreto ¿¿Tú no??

Y claro, con este panorama, tú que estás hasta el chakra corona de aguantar a un jefe muy poco elevado espiritualmente y que tienes el meridiano de hígado muy desequilibrado de tanta rabia acumulada al verte en la obligación de hacer cosas no alineadas con tus valores, tomas la firme decisión de ¡poner en marcha tu propio proyecto!

Para empezar, como no tienes demasiado presupuesto, te haces tú la web, es verdad que tú no verías lógicos que alguien que es administrativo y no se ha formado en acupuntura se pusiera a poner agujas a la gente, pero sí sientes que es lógico, que tú, que te has formado en gestalt, reiki, constelaciones… te pongas a diseñar tu propia web, es más, tu amiga te pasa por WhatsApp la página de Wix, donde dice que hacertela tú sola es fácil y gratis ¿Para qué gastarte el dinero inútilmente en un profesional del diseño web cuando tú la puedes hacer igual (o casi)? Además de ello, te creas tu propia estrategia de marketing mirando en Facebook qué han hecho los demás para hacerlo tú, cosas que los demás, a su vez, también se han copiado de otros a quienes no les está funcionando nada de lo que hacen…

¿Te resuena parte de lo anterior?

En este artículo quiero repasar junto a ti, con un poco de humor, la montaña rusa emocional que supone pasar de tener un jefe a ser jefe de tí misma/o, y también quiero reflexionar contigo si, al fin y al cabo, no acabamos haciendo en nuestro propio proyecto  lo mismo (o peor) que si estuviéramos obligados a trabajar para otros.

Querer ser empresario aplicando un esquema mental de asalariado

¿Quién es más exigente contigo, tu jefe o tú mismo?

Esto me ha pasado a mí y quizá te está pasando a ti, nos quejamos con profunda amargura de lo poco que nos han valorado nuestros jefes y de lo exigentes que han sido con nosotros, pero te voy a hacer una pregunta para que te respondas con sinceridad.

¿Cuánto te exiges a ti? ¿El doble que tu jefe quizá?

Porque claro, lo otro no era tu proyecto, qué más da, no se merecían tu energía y buen hacer, pero este proyecto que has montado sí que es tuyo y sí que quieres que salga adelante, así que el auto-machaque acaba siendo continuo.

Reflexión ¿Has acabado haciéndote mobbing a ti mismo? ¿Te estás diciendo las mismas cosas que te decía tu madre y que ahora parece que te decía tu jefe?

Hacer tareas que no nos corresponden o no nos gustan

Otra cuestión que veo continuamente en personas con las que trabajo ayudándoles con sus proyectos es que, paradójicamente, te aventuraste a dejar un trabajo “seguro” para poder dejar por fin a cosas que detestabas y ahora vas y te pones a enredarte con la web, el html, fotos, con el mailchimp y con la plataforma publicitaria de Facebook… conducta debajo la cual, seguramente, subyace la errónea creencia de que te ahorras dinero al no tener que contratar a alguien para que lo haga para ti.

Esta es una reflexión que hago habitualmente porque lo veo muy habitualmente ¿Qué ganas poniéndote a hacer para tu proyecto cosas que no te gustan y que no sabes hacer? ¿Cuál es el resultado que obtienes cuando haces algo de lo que no sabes mucho y además no te apetece hacerlo?

¿Mi paga segura a fin de mes?

Otro patrón habitual que veo que se repite con contundencia entre los nuevos emprendedores es que llegan al mundo de la empresa con un esquema mental del tipo:

“A ver cuánto voy a poder cobrar este mes”

“Veremos cómo ha ido este mes y qué haré para el próximo para ganar más”

De hecho, soy consciente de que el mundo del dinero tiende a moverse en esos parámetros… los sueldos, las cuotas, los pagos y los cobros suelen hacerse en estos periodos de 30 días, pero esto no es así en absoluto en el mundo de los negocios y las inversiones, en donde los movimientos dinerarios dependen de otros parámetros que no suelen ajustarse de ninguna de las maneras a tus necesidades económicas mensuales.

Yo te comprendo perfectamente cuando me dices que “se te acaba el paro en 4 meses”, “que necesitas dinero porque tienes que seguir pagando hipoteca” pero, aunque suene una perogrullada, el tema es que no vas a tener más clientes porque tú tengas una urgencia económica. En las empresas, los ingresos llegan en función de parámetros como:

· El tiempo que lleves construyendo tu marca

· Lo que hayas invertido en publicidad los últimos meses

· La época del año en que te publicites

· Las personas o proyectos que están ofreciendo lo mismo que tú

En definitiva, son múltiples los factores que van a hacer que tus ingresos empresariales vayan aumentando o disminuyendo, así que tengo que recomendarte encarecidamente que, si quieres iniciar con buen pie tu andadura en el mundo de los negocios, abandones ese modelo mental de “a ver qué tengo a fin de mes” y pienses en periodos más largos del tipo “¿Cuánto he facturado este año?” y organizarse económicamente en función de esto.

Si crees que llevarás bien pensar en términos de años, adelante, el mundo de los negocios es para ti, si necesitas si o sí unos ingresos mínimos a fin de mes, piénsatelo 2 veces.

¿Los beneficios de una empresa? ¡Sí! ¿Los riesgos que ello conlleva? ¡No!

Otro de los esquemas mentales que se intentan trasladar a la empresa desde el mundo del asalariado es el riesgo cero, cuando trabajas para alguien no pones nada de tu dinero, ni de tus ahorros, de ninguna manera los pierdes, en todo caso, se supone que irás ganando algo. En el mundo de la empresa las cosas son totalmente diferentes, el riesgo de pérdida aparece en tu vida, es más, los grandes inversores dan por hecho que, de cada 10 empresas en las que ponen su dinero, en 8 ocasiones lo pierden, eso sí, las 2 inversiones que sí les han funcionado les generan ingresos suficientes como para compensar las pérdidas de las otras 8 inversiones

Reflexión ¿te da fobia arriesgar tu dinero? ¿miedo a fracasar?

Tal y como le explico a todas las personas que quieren que les ayude con sus proyectos, más que tener miedo a las pérdidas y a fracasar, lo que les convendría es asumir, desde antes de empezar, la Ley de Pareto o ley del 80/20, es decir, que se dé por hecho que el 80% de las propuestas, los anuncios, y cualquier otra cosa que ponga en marcha No le va a generar más de un 20% de los ingresos, si asumes esto, tendrás la entereza suficiente para entender que, si tienes paciencia, acabarás encontrándote con ese otro 20% de propuestas que te generarán un 80% de tus ingresos.

En mi caso personal, me he encontrado que cientos de personas han venido a mis formaciones presenciales en Barcelona, pero ¿sabes cuántos cursos online de marketing he vendido en 3 años y medio?

Uno.

¿Cuántas visitas ha tenido mi artículo sobre creencias limitantes?

Más de 28.000

¿Cuántas visitas ha tenido mi artículo sobre llevar la ética a los negocios?

300.

Para mi es doloroso ponerle tanto amor a un curso o a un artículo y que no tenga una buena acogida, pero no me desmorono ni abandono, si no que lo asumo como parte del la ley del 80/20.

Los horarios y la cantidad de horas de trabajo

Lo de trabajar más horas que un reloj, hacerlo a horas intempestivas y que ello no te permita conciliar tu vida laboral con tu vida familiar quizá es la queja number one de un asalariado… así que te montas tu propio business y ¿qué ocurre? pues que acabas personalizando en tus propias carnes esa máxima espiritual que dice que “el tiempo no existe”, o al menos, no para ti, porque es verdad, los demás dispondrán de 24 horas al día para hacer sus cosas, pero no es tu caso como ser multidimensional y multitarea.

No te digo que ser empresario y encontrar tiempo libre sea fácil, pero sí te digo que es importante que estés alerta para no acabar auto-imponiéndote horarios inacabables. Este un tema extenso que requiere un artículo propio para tratarlo en profundidad.

Resumen y recordatorios finales

En definitiva, te invito reflexionar sobre si tiene sentido empezar a emprender o seguir emprendiendo desde un esquema mental de asalariado:

· ¿Te estás tratando ahora en tu proyecto peor que el peor de tus jefes? Vendría bien que tomaras consciencia de cómo te hablas y las exigencias que te auto-impones, es probable que, aunque tus padres no estén físicamente, tú te estés diciendo a ti mismo las mismas frases que tu madre te decía, creo que es hora de empezar a hablarte de una manera ¡más amorosa!

· ¿Empezar tu propio proyecto para acabar haciendo un montón de cosas que no quieres? ¿Tiene sentido dejar un trabajo odioso para ponerse a hacer tareas más pesadas aún? Quizá es preferible ahorrar dinero, pagar a plazos y tómate el tiempo que necesites para empezar.

· Si vas a emprender o estás emprendiendo, te recomiendo que dejes atrás el esquema mental mensual típico del asalariado y te abras a algo más realista, un esquema de ingresos semestrales o anuales.

· Deja atrás la idea de inversión segura, asume que la mayoría de tus inversiones (en tiempo y en dinero) No te van a resultar rentables.

· Pon mucha atención al tiempo que le dedicas a tu proyecto, si hacer lo que amas va a significar que vas a tener que dejar de lado a las personas que amas… habrá que hacer un pensa ¿No crees?

Esperando como siempre que te haya sido útil, espero abordar las cuestiones emocionales relativas al mundo de la emprendeduría en otros artículos.

Si que quieres seguir recibiendo artículos y vídeos relacionados con los aspectos emocionales de ser emprendedor, por favor, suscríbete a la newsletter

Si necesitas ayuda para aumentar los ingresos de tu proyecto, hablamos cuando quieras.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies